Los nuevos métodos de enseñanza incentivan a los estudiantes a desarrollar ideas y convertirlas en negocios viables. Los centros de preparación, ahora proporcionan conocimiento para que el alumno tenga al emprendimiento como punto de partida hacia un empleo.

En la actualidad, los jóvenes están en búsqueda de nuevas experiencias y métodos que los orienten a seguir un camino adecuado para un futuro exitoso en el que ellos son sus propios jefes, destacando la independencia laboral como un factor decisivo en el momento de elegir las carreras profesionales. Uno de los casos de esta realidad es el de Sebastián Daruich, joven empresario que creó su propia marca de productos naturales, luego de culminar el colegio y tomar la decisión de formarse profesionalmente como emprendedor. Es así que nace FRIPS, una marca de fruta deshidratada peruana que es elaborada, distribuida y comercializada por el propio joven.

Caso de éxito

Poner en marcha una empresa no es sencillo, por eso se requiere de orientación profesional. En ese sentido, Daruich pudo implementar diversas estrategias de negocio en base a la metodología “learning by doing” que lleva a la práctica diferentes proyectos de jóvenes desde el inicio de sus estudios de pregrado en la escuela para emprendedores Team Academy.

El joven empezó su trabajo en la cocina de su casa, haciendo pruebas y definiendo las mejores opciones para deshidratar. Actualmente cuenta con un espacio considerable, donde elabora el producto en sus presentaciones de piña, coco, manzana, kiwi y otras frutas de temporada que pueden ser consumidos por personas de toda edad. Frips es ahora un producto 100% natural de alta calidad.

Sebastián Daruich, espera poder posicionar a FRIPS en el mercado de snacks saludables con nuevas líneas de producto en base a las verduras y diferentes tipos de té. Hoy son vendidos a través de las redes sociales y por contratos con empresas privadas. En los próximos meses ingresará a nuevos puntos de venta como tiendas naturistas.

Preparación académica

En la actualidad los millennials como Daruich son profesionales que no conciben la idea de un trabajo estable como la realización profesional, son personas que producen ideas y las llevan a la realidad por el tipo de preparación que reciben en las casas de estudio, como lo explica Begoña Gros, vicerrectora de Innovación en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), quien señala que el concepto de innovación ha evolucionado con el pasaje de la sociedad industrial a la sociedad de la información.

“Apenas existía comunicación con el mundo universitario y cada uno de los ámbitos se desarrollaba por vías independientes”, explica la especialista. La aproximación entre la universidad y la empresa se ha ido potenciando e incentivando. De este modo, los centros de preparación proporcionan conocimiento para que el alumno lo convierta en un producto que puede ser patentado e incorporado al mercado.

En estos tiempos, el conocimiento ya no es monopolio de las universidades porque las empresas y corporaciones han creado sus propios departamentos de investigación e innovación.

La información, la formación y el conocimiento se encuentran en primer plano, mediados por tecnologías que facilitan y transforman de forma rápida los procesos de comunicación, el acceso a la información y la producción del propio conocimiento.

La innovación no puede ser una práctica aislada porque responde a una necesidad de diferenciación estratégica. Por lo tanto, la diferenciación es la meta y la innovación es el proceso para conseguirla.

¿Te sientes capacitado para ser tu propio jefe y liderar tu emprendimiento? Deja tus comentarios.

José Luis Francia