Los métodos para educar han evolucionado de tal forma, que ahora es posible seguir una carrera universitaria desde cualquier parte del mundo. El desarrollo de los programas online han permitido que el estudiante pueda llevar cursos en el momento más adecuado. Pero aún existen muchos educadores que prefieren dictar sus cursos en sesiones presenciales que permiten el debate y la interacción entre los alumnos. 

Capacitaciones online versus presencial

El desarrollo de la tecnología ha revolucionado las formas de hacer las cosas en todo el mundo. Esta evolución en las comunicaciones ha modificado la forma de vivir, incluso de educarse. Es a partir de esta nueva tendencia que aparecen nuevos sistemas para transmitir conocimiento, como la educación online, modalidad que utiliza Internet para realizar procesos de enseñanza y aprendizaje. Pero existen aún muchos profesionales que se resisten a la aplicación de estas metodologías porque consideran que los mensajes no llegarán de la mejor manera a los estudiantes, además se extingue la interacción entre los compañeros, dejando de lado el debate en el aula y las consultas inmediatas al profesor. Por tal razón es recomendable informar a los estudiantes y profesionales de las tres principales diferencias entre el ambiente online y el presencial:

1) El contexto de aprendizaje

En la educación online el contexto es muy distinto, pues en contraste con el aprendizaje presencial, el entrenamiento es una actividad individual. Por eso, es muy común la evasión de este tipo de cursos, pero existen tácticas de motivación y feedback que pueden reducir ese riesgo.  Por eso se recomienda personalizar el aprendizaje, para conectarse con los alumnos por internet y evitar que estos se sientan aislados. Además de eso los plazos son esenciales para evitar que los alumnos se retrasen en sus actividades.

2) Dinámicas Sociales

Uno de los principales focos en el aprendizaje online es la comunicación, las interacciones con otros alumnos y el instructor solo son posibles a través de forums de discusión, chats y correos. La comunicación a través de esos medios es esencial para que los procesos en el e-learning sean eficaces, ya que los cursos no tienen el cara a cara, que permiten a los alumnos formar relaciones sociales en el aula. Para tener éxito, el instructor necesita estar socialmente presente, proveer instrucciones claras sobre la forma en la que los alumnos deben participar de discusiones y estar listos para intervenir si las discusiones son inadecuadas o insuficientes.

3) Tiempo

Un minuto dentro de un aula no es igual a un minuto de entrenamiento online. En un curso a distancia, es posible recorrer el mismo contenido de una clase tradicional con un gasto menor de tiempo, entre el 25 y el 60% del tiempo necesario originalmente. Los cursos online casi siempre contienen sesiones de clase más cortas. Por ejemplo, mientras un curso tradicional, con 16 horas de contenido puede alcanzar dos días de clases, un curso a distancia puede ser accedido dos horas al día durante una semana. En cursos online, los alumnos pueden acceder en cualquier momento y casi desde cualquier lugar.

La persona que está por seguir una cerrera debe tener en cuenta que, sea online o presencial, la mejor forma de destacar como profesional es estudiando.

¿Cuál es para ti el mejor método de aprendizaje, el presencial o el virtual? Deja tus opiniones.

José Luis Francia