Una buena gestión de personas puede convertir a una empresa en una gran organización, por eso es de vital importancia que los directores de Recursos Humanos sean profesionales ampliamente capacitados con habilidades que les permitan hacer crecer una compañía.   

Existen muchas organizaciones que delegan la dirección del departamento de Recursos Humanos a personas totalmente ajenas a este tipo de áreas, lo cual perjudica a los colaboradores y a la empresa. Los departamentos de gestión de personas  desarrollan funciones que pueden variar de una empresa a otra, dependiendo de la dimensión y la actividad que desempeña.

En las pequeñas compañías, las obligaciones se ejecutan en pocas secciones y con frecuencia algunas tareas son encomendadas a consultoras especializadas. En las grandes empresas, es más complejo porque estas áreas se deben subdividir en secciones que se encargan de las actividades relacionadas con la planificación de la plantilla, selección y formación del personal, diseño del sistema de retribución y evaluación de resultados, creación de planes de formación, entre otras funciones.

Las personas

El profesional que dirige un departamento de Recursos Humanos debe tener en cuenta que lo que se gestiona son personas, es decir, seres complejos condicionados por sus vivencias y sentimientos. Por eso, resulta importante aprender a manejar situaciones utilizando la inteligencia emocional, en la que se combinan habilidades, conocimientos y valores, que puedan resolver conflictos, por ejemplo, entre dos personas en un mismo puesto.

En este sentido, es de vital importancia conocer las cualidades y habilidades que debe tener el director de Recursos Humanos de una organización, para cumplir su misión en un mundo cada vez más competitivo y exigente. Estas son las cinco destrezas que debe dominar el líder de la gestión de personas:

1.- Escucha activa

Los profesionales que administran personas deben aprender a escuchar, cualidad que muy pocos logran desarrollar y que resulta vital para poder comprender y resolver las necesidades y los problemas que afrontan los colaboradores.

2.- Capacidad de aprendizaje

Los jefes de las áreas de Gestión de Talento deben observar con mucho detalle el comportamiento de sus trabajadores para entender sobre sus necesidades y en base a esto definir sistemas de retribuciones y compensaciones.

3.- Resolución de conflictos

Los conflicto son situaciones que se dan de forma frecuente cuando se trabaja con personas, por eso los responsables del departamento de Recursos Humanos deben tener la capacidad de encontrar la solución a estos problemas de forma justa y equitativa, en la que todas las partes queden satisfechas.

4.- Capacidad de Negociación:

Para poder resolver conflictos, los encargados de la gestión del talento deben saber negociar y llegar a acuerdos que beneficien a los trabajadores y a la empresa. En algunos casos, ceder a las demandas podría generar un ambiente de cordialidad y motivación entre los trabajadores, pero estas deben ser justas y accesibles a la empresa. Los directores de Recursos Humanos que aprenden a llegar a un punto medio suelen tener gestiones exitosas.

5.- Administración de compensaciones:

Los trabajadores que responden o sobrepasan las expectativas deben ser compensados y motivados con cursos o diplomados que aumenten sus capacidades y que estas se pongan en servicio de la empresa. Un trabajador siente que valoran su esfuerzo cuando lo capacitan. Saber gestionar estas acciones puede mejorar la competitividad de las compañías.

Los encargados de la gestión de personas son profesionales que pueden hacer despegar una empresa. El adecuado manejo de las necesidades de los trabajadores puede generar el crecimiento financiero de una organización.

¿Sabes si el jefe o gerente de Recursos Humanos reúne alguna de estas habilidades? Deja tus opiniones.

José Luis Francia