miércoles 

Fernando Casanova gerente central de Recursos Humanos de Ransa, el operador logístico más importante del país—y parte de las empresas del Grupo Romero—, busca potenciar las habilidades en los jóvenes para preparar a la próxima generación de supervisores, jefes y, por qué no, altos directivos.

Por: Vanessa Montalva

Fernando Casanova tiene su encargo muy claro: desde que un colaborador ingresa a laborar a Ransa se le asigna un plan de capacitaciones no solo para que cumpla con los requerimientos del puesto, sino para que potencie sus habilidades y competencias. El objetivo es garantizar que los futuros gerentes logísticos estén altamente preparados para desarrollarse no solo en el mercado nacional, sino también en las operaciones que posee la empresa en Ecuador, Colombia, Bolivia y Centroamérica. “La capacitación que brindamos a cada uno de los 7.500 colaboradores nos permite escoger el mejor talento, colocarlo en puestos claves para la organización y así aumentar la productividad”, añade Casanova, gerente central de Recursos Humanos de Ransa.

El objetivo principal en la compañía es contagiar la pasión por la logística, característica clave de su cultura. Para ello, se enfocan en formar técnicos especializados con competencias claves, que sean líderes con capacidades para el aprendizaje, la innovación y habilidades de dirección.

SE BUSCAN JÓVENES

Ransa posee un importante número de trabajadores millennials, quienes llegan a la empresa con una actitud diferente. Según Casanova, ellos quieren ser protagonistas, parte de la toma de decisiones y esperan un trato transparente. La captación de jóvenes talentos fue una de las metas que Ransa se trazó hace algunos años y, gracias a dos programas que crearon, lograron superar las expectativas. Por un lado, el programa Aprendiz consiste en una capacitación intensiva para los jóvenes que recién ingresan, tanto en el ámbito de los almacenes como en la parte operativa, y tiene la finalidad de brindar la instrucción técnica y especializada en logística y una posible línea de carrera. Por otro, el programa Trainee está dirigido a los universitarios de 20 a 25 años, y se desarrolla en ferias de universidades para atraer alumnos al proceso de selección.

Aproximadamente, llegan 700 currículos, de los que se selecciona a un grupo de postulantes para las entrevistas personales. Finalmente se elige entre 15 y 18 jóvenes, quienes irán rotando en diferentes posiciones. El objetivo es que conozcan todas las operaciones de la compañía. Gracias a que cada cierto tiempo se miden las habilidades y competencias de los colaboradores, Ransa puede escoger entre sus mejores profesionales a los futuros jefes o supervisores. El mejor caso de éxito es el del actual gerente general de Latinoamérica, Sergio Torrico, quien ingresó a Ransa como practicante en el Área de Almacén. Poco a poco fue escalando posiciones hasta llegar a su cargo actual. “El Área de Recursos Humanos tiene como prioridad brindar a los colaboradores los conocimientos necesarios y también ayudarlos a trazar una línea de carrera que les permita acompañar a la empresa en su crecimiento”, añade Casanova.

ROL DEL LÍDER

El éxito de un operador logístico radica en la sincronización de los procesos para llevar un producto al lugar correcto en el momento preciso. Por ello, el rol del líder en este rubro es fundamental, ya que, además de ser el encargado de conducir a su gente, de motivarlos y de enseñarles cómo resolver los problemas —a través muchas veces de una comunicación horizontal—, es el que debe lograr una sinergia entre las diferentes áreas, alrededor de un objetivo común. “Parte de la buena comunicación es ir evaluando las competencias, habilidades y conocimientos de cada colaborador y darles un feedback de cómo se va desempeñando y qué le falta reforzar”, añade Casanova. La capacitación en el entorno de los líderes garantiza su buena gestión. Por ello, Ransa ha definido un programa especial, dirigido a la alta dirección, para que ellos sepan precisamente cómo comunicarse con sus colaboradores en temas de responsabilidades y objetivos. “El rol del líder es muy importante, ya que él tiene que enseñar a los colaboradores a corregir el error desde un principio y asegurarse de que no se vuelva a cometer”, enfatiza Casanova, quien recuerda que Ransa, al ser un operador logístico, trabaja en varios sectores, como minería, industria, consumo masivo y exportaciones. Y en cada una de estas actividades surgen problemas en las operaciones, día a día.

APUESTA POR EL BIENESTAR

Una de las políticas importantes de la empresa es asegurar el bienestar de los trabajadores y también el de su familia. “Nosotros le damos mucha importancia a la conexión de la organización con el colaborador. Pero sabemos que él no está solo, por lo que la familia también es nuestra prioridad”, señala Casanova. Por ello, ha desarrollado un interesante plan de beneficios, entre los que destaca el programa Educa Plus, que brinda orientación vocacional a los hijos de sus colaboradores, así como convenios con universidades e institutos para que puedan acceder a descuentos en las pensiones. Además, el programa Emergencia, que hace posible brindar préstamos extraordinarios por alguna eventualidad que se le presente al colaborador. Otro de los programas exitosos es Expo Mamá, en el que participan las esposas de trabajadores que están embarazadas o que tienen bebés, y se les brindan algunos tips de cómo llevar un buen embarazo y las formas de cómo relacionarse con sus hijos. También se dan, en el ámbito operativo, incentivos por resultados, para impulsar la competencia sana, y hasta se realizan matrimonios comunitarios con una gran fiesta. Desde esta perspectiva, como líderes de su sector, Ransa espera conservar su liderazgo en los próximos años, en los que será su generación de jóvenes talentos quienes liderarán la compañía.

4 CLAVES PARA GESTIONAR EL TALENTO, SEGÚN FERNANDO CASANOVA

  1. Crecimiento profesional: Ayudar a los colaboradores a reforzar sus competencias, conocimientos y habilidades es una tarea sumamente importante.
  2. Trabajo en equipo: La comunicación es fundamental para que se llegue a cumplir un mismo objetivo y para que cada colaborador reciba el feedback que necesita.
  3. Adaptabilidad: Los colaboradores de Ransa tienen que adaptarse a nuevos retos porque la logística no es una ciencia exacta, con problemas a cada minuto.
  4. Buenos beneficios: Un paquete de beneficios complementa la oferta de valor para el trabajador y fideliza y refuerza los vínculos entre la empresa y el colaborador.
José Luis Francia