En muchos casos los profesionales que buscan trabajo cometen errores que impiden que los llamen a las entrevistas de trabajo, etapa del proceso de selección en la que tienes la oportunidad de impresionar a los reclutadores. Por eso es importante saber identificar aquellas falencias que deterioran las oportunidades de ser convocado.  

5 errores que impiden obtener entrevistas de trabajo

La búsqueda de un nuevo trabajo es un proceso tedioso. Pero una de las peores partes es cuando nunca eres convocado a una entrevista para una posición que querías. Si te encuentras en esa situación una y otra vez, necesitas averiguar lo que está pasando para poder solucionar lo antes posible. Aunque, la verdad es que no hay una única solución para garantizar la convocatoria a las entrevistas de trabajo. En algunos casos un cambio menor (como la corrección de la ortografía en un CV) hará la diferencia. Y en otros necesitarás renovar toda la estrategia general.

En ese sentido Rudy Racine, Coach de Crecimiento y Fundador de HireLearners, una empresa profesional de coaching y consultoría dedicada a ayudar a las organizaciones a desarrollar futuros líderes, ha elaborado cinco preguntas para determinar si tu búsqueda de empleo necesita algunos ajustes o una revisión en su artículo “5 Fixable Job Search Mistakes That Are Holding You Back From Interviews” de la revista Business Insider. Racine, sugiere que las preguntas sean leídas en orden, y si la respuesta es sí, realizar los ajustes pertinentes. Si no, sigue leyendo para ver si algo más grande es lo que te está reteniendo.

1.- ¿Existen errores flagrantes en tus materiales?

Existen tres grandes razones por las que los errores tipográficos impiden la atención a los detalles que se requieren en la mayoría de los puestos. Colocar un dato que no se entienda ocasionará que el reclutador deseche los documentos enviados. En estos casos lo mejor es ubicar los errores por sí mismo. Realiza estas acciones en cada postulación. Si es necesario, pídale a un colega que revise los materiales para detectar errores ortográficos o gramaticales. Un nuevo conjunto de ojos puede ser la respuesta a encontrar errores.

2.- ¿La carta de presentación es como todas las anteriores?

De seguro tu Currículum Vitae, carta de presentación y correo electrónico introductorio son impecables, porque sueles utilizar el mismo para todas las postulaciones, pero lamentablemente esta estrategia es contraproducente. Recuerda que la descripción del trabajo esboza exactamente lo que la compañía está buscando en un candidato, por eso en sus anuncios colocan pistas sobre cuál de sus fortalezas debe mencionar en una carta de presentación. Una buena manera de destacar esas habilidades es escribiendo una línea de apertura que impacte, colocando algo más específico acerca de por qué te atrae esa vacante o por qué tus habilidades ayudarían a sobresalir en el papel.

3.- ¿Simplemente envías tu solicitud y espera?

Muchas personas no se dan cuenta de que existen más acciones por realizar para obtener entrevistas que simplemente presionar enviar. De hecho, la mayoría del trabajo se realiza después de enviar los documentos. La clave para llamar la atención de alguien es llegar a ellos. Envíe un mensaje breve de LinkedIn o un correo electrónico informando a un reclutador o gerente de contratación que estás postulando al puesto anunciado y solicite la oportunidad de ser entrevistado. Muchos creerán que este método ocasionará molestia en los reclutadores pero Racine afirma que un correo electrónico de seguimiento no es malo, pero solo uno. Demuestra que estás interesado.

4.- ¿Has mantenido tu búsqueda de empleo un secreto?

Muchos profesionales que buscan trabajo dudan en molestar a sus colegas o amigos para pedir ayuda en la búsqueda de empleo, hasta cierto punto es comprensible. En este caso debes estar dispuesto a esperar todo el tiempo que sea necesario para conseguir entrevistas de trabajo. Sin embargo, a menudo es más fácil asegurar una entrevista cuando eres referido internamente por un colega, familiar o amigo. Por lo tanto, si anuncias tu búsqueda de empleo con anticipación aumentarás las posibilidades de conseguir más oportunidades laborales.

5.- ¿Estás siendo realista?

A veces tu ambición te conduce a postular a posiciones en las que no calificas. Está bien aplicar a algunas posiciones para mejorar, pero debes ser realista, si no has recibido educación en temas de sistemas, no puedes postular a una jefatura de sistemas. Este es un buen momento para emplear la regla 80-20, es decir postular a dos puestos con mayores responsabilidades y ocho más a tu alcance donde se cumplan todas las calificaciones y convertirte en un candidato sólido.

No es fácil identificar las malas acciones. Pero tomar conciencia de los obstáculos que se interponen en tu camino es el primer paso para encontrar una solución. Los siguientes pasos son la ejecución y la rendición de cuentas, abriendo la oportunidad a más entrevistas de trabajo.

¿Alguna vez te has elaborado estas preguntas? Deja tus comentarios.

José Luis Francia