Al momento de contratar a un profesional los encargados del reclutamiento están dejando de usar las cartas de presentación y empleando otros métodos para conocer a los postulantes. Esto convierte a las cartas de presentación en materiales redundantes y hasta perjudiciales.


Los expertos en empleabilidad han determinado que: escribir una carta de presentación es una pérdida de tiempo. Los seleccionadores suelen emplear, actualmente, otros métodos que les permite tener información sobre los candidatos sin necesidad de abandonar sus escritorios.

El fin de una era

Se sabe que solo 18% de los reclutadores considera importante la carta de presentación a la hora de solicitar un empleo, cifra que se extrae de una encuesta realizada a 505 gerentes de contratación y publicada por la consultora Addison Group en Chicago. El 74% de los participantes señalaron que el factor más importante a la hora de contratar personal es la entrevista. Y casi la mitad dijo que es importante tener en cuenta las habilidades blandas a lo largo de todo el proceso de selección.

En ese sentido, algunas empresas están utilizando otras formas para identificar mejor a sus próximos colaboradores y el vídeo es una de ellas, en dicha presentación deben aparecer responder preguntas como: ¿Qué piensan tus ex compañeros de trabajo sobre ti? ¿Cómo fue tu relación con el anterior jefe? ¿En qué proyectos estuviste involucrado y cuáles fueron los resultados?

Las redes sociales

Sin embargo, aún no se conocen muchos casos de organizaciones locales que utilicen los vídeos como métodos alternativos. Lo que sí es más frecuente es el uso de las redes sociales para conocer el perfil del aspirante. Según el trabajo de investigación, 45% de los millennials que ocupan cargos ejecutivos confían en Facebook como fuente para investigar a un postulante, el 28% confía en Twitter.

El estudio también señala que el 23% de los gerentes que son millennials, consideran la carta de presentación como una parte importante de la solicitud de empleo, en tanto 69% dijeron que la entrevista era más importante.

Este tipo de profesionales (millennials) ponen mayor énfasis a la educación y a la experiencia laboral demostrada para considerar a un próximo colaborador, por eso que al asumir funciones directivas confían más en una serie más amplia de métodos para conocer a los posibles empleados, poniendo fin a las cartas de presentación.

Según lo antes expuesto, se podría determinar que las cartas de presentación son, más que un apoyo, un perjuicio en el proceso de selección. De los reclutadores consultados, 55% dijeron que los errores de imprenta eran el principal motivo de rechazo. Entonces, para qué correr el riesgo de un error de imprenta cuando la carta de presentación tiene pocas probabilidades de garantizar un trabajo.

Nuestra realidad señala que la entrevista personal y el CV siguen siendo las herramientas con mayor demanda a la hora de conocer a un candidato.

¿Sueles usar cartas de presentación cuando te presentas a una oferta de trabajo? Deja tus opiniones.

José Luis Francia