Mitsuharu Tsumura  o simplemente Micha (36) estudió Artes Culinarias en la Johnson & Wales University. Su restaurante, Maido, se fundó en el 2008 y actualmente ocupa el segundo lugar en la lista de los 50 MEJORES RESTAURANTES DE LATINOAMÉRICA, solo por debajo de Central.

10 claves de Micha para crear el mejor restaurante Nikkéi

Por: David Gavidia

Empezar, aprender y comenzar nuevamente las veces que sea necesario. Esa es la historia del chef peruano Mitsuharu Tsumura, “Micha”, el chef creador de Maido, el mejor restaurante de comida nikkéi de la región, según la lista de los 50 MEJORES RESTAURANTES DE LATINOAMÉRICA. Quiso ser chef y se mudó a Rhode Island, Estados Unidos, para estudiar Artes Culinarias. Confiado en su diploma, retornó al Perú con 21 años y quiso abrir un restaurante nikkéi, pero su padre lo hincó: “¿Cómo vas a preparar sushi si no has estado en Japón?”. Entonces Micha se fue a la isla. Durante cuatro años trabajó lavando platos, ollas y afilando cuchillos. Hasta que tuvo su oportunidad: filetear un pescado, hacer sushi y atender en la barra. Pero cuando los logros aparecían, una llamada desde Lima cambió sus planes. Lo querían en la cocina del hotel Sheraton. Aceptó volver y preparar comida japonesa y organizar eventos. Poco a poco fue ascendiendo: primero a subchef, luego a gerente de alimentos y bebidas. Después, con 28 años, le ofrecieron capacitarse para ser gerente general en alguno de los hoteles de la cadena. Pero no aceptó y renunció: “Quería tener mi propio restaurante”, dice. Había que comenzar, otra vez, desde cero. Al poco tiempo abrió Maido. Ocho años después es el mejor.

1.- Arriésgate

Sal de tu zona de confort. Cuando te sientes muy cómodo en tu trabajo y todo empieza a ser rutinario, entras en un letargo y dejas de imponerte retos. Obviamente eso no está mal, pero debes acostumbrarte a darle un giro a lo que haces, salir de tu oficina y proponerte nuevos objetivos y perseguirlos hasta que los alcances.

2.- Objetivos claros

Cuando inicies un emprendimiento, seguramente tu camino al éxito irá en zigzag, pues no existe un plan perfecto para alcanzar tus objetivos. Pero si tienes bien clara tu meta como, por ejemplo, ser el mejor restaurante o crear un emprendimiento tecnológico o convertir tu producto en una necesidad, usarás todo tu ingenio y tu creatividad para alcanzar esa meta

3.- Paciencia

Solemos no esperar a que nuestros emprendimientos maduren. Al principio, debes tener un capital importante que te permita estar a pérdida unos seis meses. Seguro perderás la paciencia y dudarás. Debes perseverar. Yo no tenía ese dinero y me dejé de pagar un sueldo, pero nunca le incumplía a mi personal, pues ellos me acompañaban en este difícil camino. Y lo fuimos logrando.

4.- Construye un equipo.

Debe ser una de las partes más complicadas. Conseguir un grupo que esté alineado con tus ideas y que esté dispuesto a luchar por ellas, que quiera comerse al mundo y que, como tú, tenga esa hambre de crecer y mejorar en el día a día. Ellos deben saber qué es lo que tú piensas y qué es lo que quieres transmitirle al público.

5.- No te confíes.

Siempre le digo eso a los chicos. Confiarse termina causándote un efecto negativo. Lo que nosotros queremos es buscar la excelencia, pero para eso debes contagiar a tu gente con esa filosofía de creatividad e innovación. Ese pensamiento lo debes enseñar en el trabajo.

6.- Despierta tu creatividad.

Siempre les digo a los chicos que tienen años trabajando conmigo: “Mira cómo trabajo”. Hay cosas que te parecerán que están bien y otras que no. Tú puedes hacer el trabajo a tu manera. Pero detrás de todas las cosas que puedas hacer hay una filosofía, y esa es la filosofía que debemos impregnar en nuestro equipo.

7.- Haz que te quieran.

Gran parte del éxito (familiar o profesional) es lograr que la gente te aprecie. Para que la gente te quiera tienes que darle cariño. Por más estricto que seas en el trabajo, debes motivar a tu  personal. Que ellos sepan que les tienes un afecto más allá de lo laboral, porque son como tu familia.

8.-Trabajo de campo.

Ya tienes a tu equipo, todos están alineados con tu filosofía y ahora debes enseñarle a tu gente a que haga las cosas como tú quieres. Luego de hacerlo, debes darle seguimiento en el día para que nadie falle. Los gerentes deben entender que su trabajo es 20% escritorio y 80% trabajo de campo. No basta con dar una orden.

9.- Orgullo.

El 90% del éxito de una empresa es gracias a su equipo. Ellos deben entender que no trabajan para ti, sino contigo. Además, el lugar donde laboran tiene que proporcionarles orgullo y motivación, porque su labor influirá en su crecimiento. No se trata de que lleguen a trabajar, cobren y se vayan. Si no se comprometen, tu negocio no tendrá éxito.

10.- Haz amigos, no enemigos.

Eso ha pasado con la cocina peruana. No nos hemos puesto a competir diciendo “no vayas allá, que él lo hace mal y yo bien”. Creamos una amistad y, a partir de allí, hemos creado una cocina. Y ves los resultados. A esos amigos, que pueden ser parte de tu equipo, haz que se sientan reconocidos, protagonistas, que ganen premios y que se hagan conocidos en el medio.

José Luis Francia