jueves

En una entrevista de trabajo, si el seleccionador pregunten sobre el clima, el fin de semana o el tráfico es que intenta crear una construcción de relación, lo que permite, en algunos casos, que el postulante se relaje.

Las entrevistas de trabajo suelen comenzar con un conjunto de preguntas aparentemente inofensivas no relacionadas con el empleo: ¿Cómo está tu día? ¿Tienes planes para el fin de semana? ¿Qué tal estuvo el tráfico camino hacia acá?

“Se supone que los candidatos y los entrevistadores prefieren comenzar con este tipo de preguntas en lugar de bucear en temas más estructurados, rígidos y formales, porque estas pequeñas interacciones, conocidas académicamente como “construcción de la relación”, ayudan a que los candidatos se relejen, llegando a respuestas sinceras en los posteriores cuestionamientos relacionados con el trabajo” aseguran Brian Swider, Brad Harris y Murray Barrick en su artículo llamado “Should You Chat Informally Before an Interview?”, de la revista Harvard Business Review.

Pero estas conversaciones de construcción de relaciones pueden no ser tan inocentes como parecen. Décadas de investigación han establecido que una entrevista estructurada, donde las preguntas se relacionan con el trabajo, tiene una mayor precisión que más de tres entrevistas no estructuradas, ayudando a seleccionar los mejores candidatos.

La investigación en psicología social indica que los individuos pueden percibir una cantidad de información válida acerca de las personas simplemente observando breves extractos de sus comportamientos. Aunque ciertamente no es precisa, la investigación sugiere que estas impresiones iniciales (derivadas tan rápidamente como en cinco segundos de interacción con un extraño) permiten a una persona tener una idea aproximada, pero parcialmente válida acerca de la personalidad, confiabilidad e inteligencia de otro individuo.

En el contexto de la entrevista estructurada, esto podría significar que las preguntas superficiales sobre el clima o los equipos deportivos locales podría ofrecer una mirada útil en cómo el candidato realizará su trabajo.

“Para investigar esta posibilidad”, sostienen los expertos, “realizamos y grabamos 163 entrevistas con personas que necesitaban trabajo, nerviosos, de veintitantos años en un programa de maestría de una escuela de negocios”. Durante estas entrevistas, los seleccionadores entrenados anotaran rápidamente sus impresiones iniciales de cada candidato, inmediatamente después de una breve (dos a tres minutos) fase de construcción de la relación (antes de que comenzaran los cuestionamientos formales). Después de calificar esta pequeña charla, realizaron a los postulantes una serie de preguntas estructuradas y predeterminadas, y calificaron cada respuesta. Luego, para analizar la fase de construcción de la relación y proporcionar un útil conjunto de datos de comparación, se recortó la conversación de construcción de la relación de los videos de la entrevista y los expertos observaron y calificaron la calidad de la respuesta de cada candidato a cada pregunta.

Los descubrimientos más destacados.

En primer lugar, y en consonancia con montones de otras investigaciones, las comparaciones revelaron que había diferencias entre los dos conjuntos de datos, lo que sugiere que las impresiones iniciales sí tienen un efecto en los entrevistadores. En segundo lugar, y lo más novedoso en los hallazgos de los investigadores, sugirieron que una cantidad significativa de la variación en las puntuaciones de las entrevistas proporcionada por los expertos se dio por atributos relevantes para el trabajo que fueron mencionados en la fase inicial. Lo que señala que el índice de impresión inicial estaba detectando algo más que la tendencia de un candidato a auto-promoverse. En este, las preguntas de construcción de la relación, parecen proporcionar a los entrevistadores una visión abreviada, aunque significativa, sobre el trabajo de un candidato.

Estos hallazgos sugieren un terreno intermedio prometedor. Las organizaciones podrían normalizar las preguntas de construcción de la relación, formalizar las calificaciones de impresiones iniciales, o ambas. Puedes encontrar más recomendaciones en el artículo “6 recomendaciones que te ayudarán en una entrevista laboral” del Blog de Aptitus.

¿Qué alternativa te parece más cómoda a la hora de pasar por una entrevista de trabajo? Deja tus opiniones.

José Luis Francia