El postulante con habilidades para la comunicación clara y precisa podrá transmitir información de forma oportuna, captando la atención del reclutador. Es importante que los profesionales que llegan a las fases de entrevista de empleo ensayen respuestas para que puedan conversar con el entrevistador y acceder al empelo.

Conversar para trabajar

Por: José Luis Francia

Los expertos en reclutamiento han determinado que saber conversar es fundamental en la búsqueda de empleo. Para Magally García, docente de la Diplomatura de Coaching Profesional de la Universidad Católica (PUCP), se trata de una herramienta que permite establecer y sostener relaciones duraderas y satisfactorias.“En una organización todo se hace conversando, de ahí que sea una competencia esencial y propia del ser humano, pero que aún falta desarrollar y cuyas falencias se dejan notar en los malos entendidos, descoordinaciones, incumplimiento de  compromisos e inadecuado clima laboral”, afirma García.

Lenguaje digital

Barbara Pita, gerente de  Administración y RR. HH. de Conexión Comercial, sostiene que con la evolución de la tecnología hoy es común que los candidatos desarrollen menos habilidades de comunicación ya que el uso de internet y redes sociales demanda una gran velocidad de  comunicación, generando conversaciones cortas y el uso frecuente de jergas o siglas que distorsionan el lenguaje. Pero el buen uso de este ayuda a mantener una conversación fluida con el reclutador, esencial para lograr captar su atención. “La dinámica actual del mercado laboral es sumamente competitiva y sobrevivir a una entrevista es, cada vez, más difícil”, asegura Pita. En ese escenario, nuestras habilidades de comunicación son indispensables para trasmitir, en pocos minutos, que nosotros somos la mejor opción para la organización.

Fluidez oral

Para impactar a los seleccionadores, el profesional debe demostrar todo aquello que puede lograr por la empresa a la que postula, con una conversación fluida que permita irradiar seguridad. En tal sentido, los capacitadores recomiendan poner en práctica cinco reglas:

1.- Conocimiento de datos:

El postulante debe tener claro todo lo relacionado a su experiencia. Es ideal poder conversar sobre aquellos logros cuantificables.

2.- Respuesta a preguntas incómodas:

Es necesario que el candidato esté preparado para responder preguntas ácidas, como ¿cuáles son nuestras debilidades?, ¿por qué dejamos el último trabajo? o ¿qué podrá aportar a la empresa?

3.- Hablar de las habilidades:

El aspirante debe saber comunicar que cuenta con habilidades blandas, cada vez más valoradas en los empleos.

4.- Claridad de las respuestas:

El profesional debe privilegiar no la rapidez sino la claridad y precisión al responder. No hay problema en tomarse unos segundos. Si no se entendió la pregunta se puede solicitar una explicación.

5.- Lenguaje limpio:

Es recomendable utilizar un lenguaje correcto, libre de muletillas, y un tono de voz adecuado: ni muy bajo ni muy fuerte.

José Luis Francia