Es muy importante contar con personal altamente capacitado para recibir denuncias por acoso sexual. El profesional designado debe ser una persona con quienes se sientan cómodos y de confianza para los trabajadores.
El Acoso sexual y la necesidad de crear una cultura de empatía
El pasado 12 de setiembre se publicó el Decreto Legislativo 1410 que incorpora el delito de acoso, acoso sexual, chantaje sexual y difusión de imágenes, materiales audiovisuales o audios con contenido sexual al código penal y modifica a su vez el procedimiento de sanción del hostigamiento sexual.

Conociendo la norma

Para Pamela Navarro, directora del área laboral del estudio Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría, esta norma no es más que una respuesta a la realidad que viven muchas mujeres y que por fin están denunciando.
Es importante recordar que la Ley 27942, de Prevención y Sanción del Hostigamiento Sexual, publicada en el año 2003, señala la obligación de todos los empleadores de contar con un procedimiento para aceptar las denuncias de todo aquel que fuese víctima de un acto de hostigamiento sexual.
Así mismo, se señala que debe haber una investigación objetiva, confidencial y en los plazos que señala la misma norma.
Además, la norma señala la obligación de capacitar a los trabajadores a fin de que conozcan cómo funciona el procedimiento, a quién deben dirigir su denuncia, qué medidas pueden solicitar mientras dure la investigación, entre otros.
La nueva norma señala también que es nulo el despido o la no renovación del contrato a plazo fijo por razones vinculadas a la presentación de una queja por hostigamiento sexual en el trabajo o la presentación de una demanda, denuncia o reclamación por estos hechos o por la participación en este tipo de procedimientos en calidad de testigos.

Obligaciones del empleador

Ahora, ¿qué se debe tener en cuenta como empleador? Es importante partir por la empatía y esta necesidad de crear un procedimiento que tenga como finalidad acoger a quien necesita denunciar un acto de hostigamiento sexual.
En referencia a la persona u órgano que recibirá la queja de la víctima, Navarro  sostiene que esta debe tener apertura para recibir la queja del supuesto hostigado, no cuestionar la misma y garantizar que se llevará a cabo un procedimiento confidencial y objetivo, determinando la responsabilidad de la persona denunciada.
“El profesional designado debe ser una persona de confianza para los trabajadores, con quien se sientan cómodos. Teniendo en cuenta que -en la mayoría de casos- las denuncias por actos de acoso sexual son presentadas por mujeres, es preferible que sea mujer quien recibe la denuncia”, explica la representante del estudio Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría.
En esta misma línea, es necesario tomar en consideración la posibilidad de establecer, no una, sino varias personas que estén facultadas para recibir las quejas que dan inicio a un procedimiento.
En estos casos, es importante garantizar que cualquier persona que cometa actos de acoso sexual será denunciada, evidenciando el compromiso como empleador a tener una política clara contra estas malas prácticas.