El sistema legal peruano contempla rígidos mecanismos de protección al trabajador frente al despido. En ese sentido, es necesario conocer los tipos de contratos para saber en qué momento uno pasa a tener mayores beneficios laborales.


La legislación distingue modalidades de contratación temporal de trabajadores, en los que, por determinadas razones previstas en la legislación, se permite la contratación de trabajadores por un plazo de tiempo claramente establecido.

1) Contratos de naturaleza temporal, relacionados principalmente a las necesidades de la empresa, a las exigencias de la actividad económica o a casos de reconversión empresarial. Por ejemplo, los trabajadores del sector agroexportación figuran bajo esta modalidad.

2) Están también los contratos de naturaleza accidental, que corresponden a situaciones que no necesariamente se encuentran bajo el control del empleador, como son los contratos de suplencia (sustitución temporal de un trabajador) o de emergencia (situación de fuerza mayor).

3) Finalmente, los contratos de obra o servicio agrupan al contrato específico, que permite actividades cuyo inicio y fin estén claramente predeterminadas. En estos casos, el contrato es de índole intermitente o por temporadas, como una faena de pesca o una cosecha.

En estos tres casos, el contrato deja de tener efecto a penas vence el acuerdo celebrado.  Así mismo, para la indemnización en caso de despido se establece en base a los días, meses o años laborados. Existen empresas que cumplen con el pago de todos los beneficios al término del contrato, sin que eso sea un impedimento para renovar el contrato.

Precisamente, ese mecanismo permite que un trabajador sea liquidado y recontratado sucesivas veces, de modo que termine laborando varios años consecutivos, cobrando las remuneraciones vacacionales en las liquidaciones, pero sin disfrutar del descanso efectivo.

 Trabajador estable

El plazo máximo durante el cual un trabajador puede ser contratado a plazo fijo, incluso sumando varias modalidades, es de cinco años. Cabe precisar que la ley establece, en algunos casos, plazos máximos aplicables a cada modalidad, inferiores a los cinco años. Es decir, pasado ese tiempo, la empresa está obligada a contratar al colaborador de firma indeterminada.

En ese sentido, una vez que se pasa a ser personal estable, el sistema legal peruano contempla rígidos mecanismos de protección del trabajador frente al despido que no se encuentra justificado en una causa prevista en la ley. Sin embargo, a decir de los expertos, carece de toda lógica que esta protección se adquiriera al momento de la contratación, pues el empleador se podría ver limitado a la hora de prescindir de un trabajador cuyo desempeño esté por debajo de lo requerido.

Por esa razón, previendo estas situaciones, la misma legislación establece un periodo inicial en el que el contrato se puede anular sin mayor expresión de causa. Si el contrato no se ha celebrado por escrito o no contiene precisión al respecto, el periodo de prueba es de tres meses.

En estos casos, el periodo de prueba previo a que un trabajador se considere de confianza o calificado puede extenderse hasta los seis meses, y para los trabajadores de dirección hasta por un año.

Locación de servicios

La locación de servicios es un contrato que lo firma quien va a prestar servicios a otro, pero bajo ciertos lineamientos, para ser considerado no dependiente de la empresa, modalidad comúnmente conocida como “independiente”.

Tratándose de servicios prestados a una empresa, la locación de servicios opera para las personas que no van a integrarse funcional ni productivamente a las organizaciones en forma física. Es decir, no tienen que cumplir un horario ni tienen un escritorio o lugar asignado.

No obstante, en el caso de que una persona sea contratada por locación de servicios, cuando realmente es un trabajador que cumple un horario, que tiene un espacio y recibe órdenes directas de un jefe superior, la empresa puede ser pasible de recibir una sanción, ya que en esos casos está obligada a reconocer todos los beneficios que le corresponden al colaborador conforme a ley.

El Ministerio de Trabajo tiene, entre sus líneas de servicios principales, la inspección laboral, y la defensa gratuita de trabajadores, a través de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral.

Es necesario que los trabajadores tengan conocimiento de los pormenores que se presentan en un contrato de trabajo y sobre todo saber en qué momento deben pasar a ser estables.

Busca trabajo en Aptitus.com.

José Luis Francia